Wi-Fi: un asesino silencioso que nos mata lentamente - Ciudad Virtual

domingo, 27 de agosto de 2017

Wi-Fi: un asesino silencioso que nos mata lentamente


Casi todo el mundo tiene Wi-Fi en la casa debido a su conveniencia. Sin embargo, ha habido algunas preocupaciones de seguridad y la conclusión de que el Wi-Fi puede ser perjudicial para la salud en general, especialmente en los niños.
Por lo tanto, la Wi-Fi tiene un efecto negativo en varias cosas, desde la salud del cerebro a la calidad del sueño.

PELIGROS POTENCIALES DEL WI-FI

DAÑOS AL DESARROLLO INFANTIL

La radiación no térmica de radiofrecuencia de Wi-Fi puede interrumpir el desarrollo celular normal, especialmente el desarrollo fetal.
Esta radiación afecta tejidos en crecimiento, como en niños y jóvenes. En consecuencia, serían más susceptibles que el promedio a los efectos descritos y estarían en mayor riesgo de problemas de desarrollo.
Contribuye al desarrollo del insomnio
La Wi-Fi también tiene un gran efecto en el sueño. Si usted siente que no puede quedarse dormido, tiene un patrón de sueño irregular, puede ser debido a la modulación de baja frecuencia de los teléfonos celulares y Wi-Fi.
Las personas que están expuestas a la radiación electromagnética tienen un tiempo significativamente más largo para quedarse dormido. Y todos sabemos que la privación del sueño puede ser perjudicial para la salud.
Agita la Función del Cerebro
El Wi-Fi afecta la concentración y la función cerebral. Por lo tanto, la actividad cerebral se reduce, y como resultado, puede experimentar problemas para concentrarse o tener pérdida de memoria.
Neutraliza el esperma
La Wi-Fi es otra razón que amenaza la virilidad del hombre. Por lo tanto, la exposición a las frecuencias de Wi-Fi reducir el movimiento de esperma y causar la fragmentación del ADN.
Además, puede afectar la fertilidad o aumentar el riesgo de embarazo anormal.
Causa estrés cardíaco
Muchas personas experimentan una respuesta física real a las frecuencias electromagnéticas, incluyendo el aumento de la frecuencia cardíaca. Por lo tanto, el Wi-Fi aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
Aumenta el riesgo de cáncer
La exposición a la radiación electromagnética aumenta el riesgo de desarrollo de tumores.

CÓMO PROTEGERSE

Afortunadamente, hay maneras de protegerse de los peligros, incluyendo:


-Evite colocar un enrutador inalámbrico en su cocina o dormitorio.
-No guarde el teléfono en el bolsillo.
-Utilice teléfonos con cable cuando esté en casa, para reducir la radiación electromagnética.
-Si está embarazada, no mantenga el teléfono cerca del vientre.
-Asegúrese de mantener su teléfono en el otro extremo de la habitación, o en el asiento del coche.
-Utilice mensajes de texto más que hablar.
-No utilice monitores de bebé inalámbricos, ya que todos operan en la frecuencia de microondas.
-Desconecte todos los dispositivos Wi-Fi antes de ir a dormir.

FUENTE: LA VANGUARDIA